4.11.07

Perdido el norte



Yo sé donde está el norte

Querido amigo: Me escribes acongojado diciéndome que has perdido el
norte.
Bien, ya era hora. Esa es una experiencia por la que todo ser humano bien realizado habrá de pasar algunas veces en su vida. Felicidades.

No te acongojes amigo mío. Desde la experiencia que tengo, soy algo mayor que tú, podré decirte algo al respecto. Nunca aconsejarte ya que deberás ser tú el que libremente opte por la solución que creas correcta, y eso significa, que puede ser cualquier otra que las que yo pueda proponer.

Verás, yo he perdido (y hallado) el norte muchas veces, muchas más de las que le he contado a mi siquiatra de cabecera (al de los pies casi nunca le cuento nada dado que es poco resolutivo, aunque sea un poco más barato). No te adelantaré lo que me dice. De momento, cualquiera te diría que andas desorientado.

Nada más falso. Veamos, todavía te queda el sur, el este y el oeste, sin contar con sus intermedios sureste y suroeste, por no decir el sur-suroeste y el sur-sureste. Ya ves. No estás del todo perdido.

Yo, normalmente, he encontrado, cuando me hallaba en tan penosa situación, dos grandes soluciones. La primera consistía en la aceptación de mi lastimosa realidad. No hay norte. Entonces me apañaba para conducir mi vida de acuerdo con los restantes puntos cardinales antes enunciados.

Pero… Pero cuando mi situación era desesperada, y antes de acudir a cualquiera de mis dos siquiatras (recuerda, de cabecera y de pies), que me iban a cobrar un pastón por decirme que comprara una brújula, me iba directamente a una tienda de deportes y me la compraba yo solito, por mis propios medios y sin mediar receta alguna.

No…, no era la solución, me decía tarde o temprano (siempre más temprano que tarde). Tengo que encontrar una fórmula que no me haga sentir como un inválido –una brújula siempre es una prótesis, no viene de nacimiento- y tampoco podía andar preguntándole a la gente donde estaba el norte.

Y encontré una solución sencilla pero práctica. Veamos, solo has perdido el norte. La conclusión es que si sabes donde están los restantes puntos ¿no?. Bien, pues te sitúas de forma que el brazo derecho apunte a donde sale el sol y tendrás enfrente… ¡el norte! ¡has encontrado el norte! Creo que tus horas de aflicción se habrán acabado.

¿Que no es por la mañana? Pues esperas a la tarde y te sitúas de forma que el brazo izquierdo apunte a donde se pone el sol y tendrás enfrente… ¡el norte! ¡has encontrado el norte! Creo que se habrán acabado tus horas de aflicción.

¿Que sabes dónde está el sur? Míralo fijamente, que es un buen sustituto del norte, al que tendrás... ¡en tu culo!, que bien se lo merece por haberse perdido, ¿o lo has perdido tú?

Querido amigo, somos muchos los que hemos perdido el norte pero, no por ello, andamos desorientados. Reflexionando, he llegado a la conclusión de que muchas veces es conveniente perderlo (ahora que sabemos encontrarlo cuando queramos). Con el norte perdido podremos cometer locuras inimaginables, para las que tendremos una coartada perfecta –pobrecito… ha perdido el norte, dirán-

¡Piérdelo! Te animo desde la constancia de que con el norte perdido podrás redactar hermosas poesías, componer fantásticas canciones, pintar envidiables cuadros, montar a caballo y jugar al golf o, incluso, escribir chorradas como yo.

Cuando recuperas el norte eres otro, más acomodaticio, más clásico, más convencional (incluso puedes llegar a usar traje). Vamos. Eres otro. Eso dicen.

Te lo confieso, yo no me entero de cuando soy otro… siquiera de cuando soy uno. De hecho, ahora mismo voy a ponerme a buscar el norte.

Tuyo afectísimo, este amigo que lo es desde siempre y para siempre nunca jamás etc.



071103 en O.V.N.M. - Outra Vaca No Milho
070826 en WAST - WhatASoreThroat
foto acga: la brújula de mi abuelo
************************************
y estás oyendo a Faithless - Evergreen

12 comentarios:

carlota dijo...

Pues fíjate que yo el Norte procuro no perderlo nunca de vista...por si las moscas. De todos modos, la brújula de tu abuelo, preciosa por cierto, digo yo que igual la pobrecita ya no carrula muy allá...que si quieres te presto yo una que compré para hacer un post sobre el Feng shui, y que...que quieres que te diga, no hay quien la entienda, pero igual te sirve para encontrar el norte...o lo que sea. Un abrazo.

RAMMSES dijo...

Ñoco, pero no todo se puede seguir de acuerdo a un plan y ésto incluye a la brújula.
Para hablar de Sur tienes que conocer el Sur y así con lo demás. Todo pasa... tiempo sólo es cuestión de tiempo.
Me gustó la versión de Evergreen. Aunque lo siento ... yo me quedo con Barbra S. jo!
Abrazo amigo!

Sintagma in Blue dijo...

¿Andas desnortado? A min paréceme que non.

;-)

Luigi dijo...

Mi querido amigo:

Todos hemos perdido el norte.

El Norte geográfico no vale porque es un norte ficticio tomado de común acuerdo por algunos. Por el mismo motivo usted puede pensar que el Norte geográfico está en otro sitio, ponerse de acuerdo con otros y punto pelota.

Peor lo tenemos con el Norte magnético. Es muy juguetón y no para de moverse, cosas de la declinación magnética, dicen los que saben.

Y cuando utilice la brújula, desengáñese, porque cuando apunte al norte, en realidad le está señalando hacia el Sur Magnético. En estos momentos corretea por Canadá rumbo hacia Alaska).

Si tiene paciencia y espera unos 2.000 años, probablemente se inviertan los polos, como ya ha sucedido en varias ocasiones, y lo que usted pretendía conocer como el Norte, se convierte en Sur. Así por las buenas.

Por tanto no vale la pena que lo busque, navegue sin rumbo, que también llegará a buen puerto.

pandora dijo...

Creo que tienes toda la razón, para vivir hay que perderse un poco, saber encontrar "el norte" formará parte de nuestro camino por vivir.

Un beso desde mi caja.
pandora.

mandarina azul dijo...

Me gusta la brújula del abuelo, me gusta la canción, me gusta cómo le hablas a tu amigo y me gusta tu búsqueda del norte. Vamos, que me gusta todo. Qué original soy, jeje.
Y dicho esto, procedo a hacer caso de tus sabios consejos y me pongo a practicar.
A ver, a ver...
Huy... pues no sé si he encontrado ya totalmente el norte pero yo creo que... A ver, a ver... Huy, que sí, que síiiii... que ya lo veo acercarse.
¡Tu método es infalible!

¡Un beso, Ñoquis!

humo dijo...

¿que pasa cuando una no se ha puesto nunca a encontrar un punto cardinal?

Ñoco Le Bolo dijo...

CARLOTA: Negociaremos lo de tu brújula pero, la de mi abuelo le ayudo a encontrar a mi abuela, que andaba perdida en el maizal.

RAMMSES: Ya comprendo que al otro lado del charco, según se mira a Cerro Torre, el Norte es el Sur tal como las fuerzas de Coriolis van al revés. Nos adaptaremos

SINTAGMA: A min paréceme que e certo. Vai leiendo unha bonitiña estoria aqui: http://ovnm-international.blogspot.com/2007/09/and-i-knocked-at-heavens-doors-gallego.html

LUIGI: Tendré paciencia y esperaré, como lo hice la vez anterior cuando todo cambió. Vengo de inversión en inmersión. resistiremos la nuevas glaciaciones.

PANDORA: Me temo que dentro de tu caja, si está todo oscuro, no podremos orientarnos. No hará falta, me quedo con el beso.

MANDARINA: Me temo que si te acercas demasiado al norte, te vas a quemar. Lo pasarás y estarmeos el las mismas, mientras vas al Sur.

HUMO: ¿Como dices eso, Tú que has explorado todos los puntos de importancia cardinal?

A TODOAS: ¡Ñoco! ¡Que majos que sóis! No pareceis terrícolas.

Madame Vaudeville dijo...

Uy, yo lo perdí hace tanto tiempo...
Besos que buscan su mejilla

kiri-dido dijo...

Mi gran preocupación es el sur. Porque ese es mi punto de referencia. Perder el norte, como se dice habitualmente, lo he perdido y lo pierdo, cada tanto. Pero será por lo que digo...a mi me gusta el sur:-).
Y el sur...nunca se pierde.

w dijo...

Casi que leyéndote dan ganas de perderlo todos los días.

Esmeralda dijo...

... y pienso si no he perdido el Norte y algún punto más. Cierto que sin el Norte, a veces es divertido y entran ganas de no buscarlo.

Yo orientaría toda esta búsqueda a CR.

Es usted un krac

PsiAs