21.3.07

001 - Y llamé a las puertas del cielo

ñ


.................................................... Y llamé a las puertas del cielo

Estaba en un pequeño pueblo, cercano a la única ciudad de la costa norte que mira al sur, intentando hacer una fotografía al cáliz de una pequeña y sencilla, pero hermosa flor, cuando un destello luminoso distrajo mi atención. Separé la cámara de mi cara y mire cuidadosamente a su objetivo. Estaba limpio.

.
Miré al sol, y no percibí nada diferente a cualquier otro día. Reanudé el intento de captar un momento mágico en ese cáliz, y de nuevo volví a percibir un destello, esta vez algo más acusado. Dejé la cámara y miré hacia el Sol. Nada, no había nada.
.
Al intentar coger la cámara de nuevo, cosa que ya no llegué a hacer, noté una cierta luminosidad por el rabillo del ojo. Giré la cabeza y el destello estaba allí, sobrevolando el macizo de flores, a unos dos metros de altura. Mi cara se volvió pálida.
.
Yo no soy creyente. No creo en cada... o casi nada. De haber creído en algo hubiese dicho que era un ángel, o ángela dado que no percibía atributos diferenciadores.
.
Claramente noté que me decía, con una encantadora sonrisa, sin que se observara movimiento alguno en sus delgados labios, vete, busca y encontrarás. Si, eso creí entender, vete, busca y encontrarás.
.
Me quedé anonadado. Eso no me podía estar pasando a mí. ¿A donde tenía que ir? ¿Qué tenía que buscar? ¿Qué iba a encontrar? Además, ¿Quién era ese ser? ¿Tendría que darle carta de naturaleza y afirmar su existencia?
.
Y no pude hacer más ese día. Realmente, si pude. Pasé todo el día pensando en lo que me había sucedido. A mí. Un escéptico, un agnóstico recalcitrante.
.
Llamé. Si, llamé. Llamé a las puertas del cielo, sabiendo que no existe un cielo, como mucho, un infierno aquí en la tierra salpicado por instantes de paraíso.
.
Y se abrió una puerta. Allí, con su sonrisa encantadora, allí estaba. Me repitió, vete, busca y encontrarás. Y tuve una vaga visión. Me vi, por un momento, en la Luna, o Marte, quizás algo así.
.
A la mañana siguiente salí con destino a Lanzarote, no sé por qué, y una vez allí, olisqueé todas y cada una de las piedras de lava volcánica, siguiendo un rastro de no sé qué. Entré en el interior de la tierra, me bañé en el calor del volcán hasta deshacerme por los poros de mi piel...
.
Regresé con la extraña sensación de que esa experiencia era gratificante. Nada más.
.
Llamé de nuevo a las puertas del cielo. No hizo falta que llamara, estaba esperándome a las puertas. Me repitió, vete, busca y encontrarás. Y de nuevo una vaga visión. Estaba bajo el mar, desnudo. Me acompañaba mucha gente muy diferente a mí.
.
Y a la mañana siguiente, sin saber por que razón, estaba volando hacia Toba, Japón, donde al llegar me esperaba, sin saber por qué, una comitiva de diminutas mujeres que me llevaron a una bahía. Nos sumergimos en sus aguas donde me enseñaron, y rápidamente aprendí, la técnica del buceo a pulmón libre.
.
Eran unas expertas, habían nacido extrayendo las mejores perlas del lecho marino, y me decían que allí les encontraría la muerte algún día. Eran felices y sonreían todo el tiempo. Yo les correspondía de la mejor manera que sabía hacer.
.
Me dijeron adiós. Que ya sabía todo lo que tenía que saber, y que buscase en donde nadie habría buscado antes.
.
Llamé a las puertas del cielo. Esta vez no estaba nadie para recibirme. Un cartel de plateado color decía: Norte – Isla - Muy Frío – Abajo. No tenía sentido para mí. Solo norte era una indicación.
.
Decidí dejarlo al destino. Me puse en carretera y paré al primer coche. Iba en dirección norte. Y pasaron los días, por un extraño azar, todos los coches que paraba iban en dirección norte. Y de este modo llegué a una costa que tenía enfrente una pequeña isla. Después supe que era de poco más de 30 kilómetros cuadrados.
.
En la playa noté un agua heladora. Claro, pensé, estoy en el Mar del Norte, no puede estar el agua de otra forma. Sin embargo, las indicaciones de las puertas del cielo comenzaban a tener coherencia.
.
Me acordé de mis amigas japonesas, me desnudé y me lancé al agua. Buceé incansablemente en unas aguas extrañamente cristalinas. Solo estaba yo. Ninguno de esos peces de colores. Nada de arrecifes de coral, nada de nada. Solamente arena blanca y fina.
.

No sé cuanto tiempo pasó pero al final lo distinguí claramente. Un destello. Quizá el mismo que había notado cuando estaba fotografiando aquél cáliz.
.
Agradecí profundamente a mis maestras japonesas el arte del buceo a pulmón libre. Allí estaba yo, aguantando sin esfuerzo todo el tiempo del mundo, viendo...
.
La más hermosa perla que jamás pueda ser imaginada.
.
¿Cómo imaginar una perla así en esas frías aguas?
.
Perdí la noción del tiempo. Solo tenía ojos para aquella perla. La visión de la perla cambió mi vida. El mundo cambió de color. Mis flores se hicieron más bellas, las montañas… más altas, la música… más armoniosa, la comida de cada día más deliciosa...Todo era un goce para los sentidos.
.
Moría lentamente. Día a día bajaba a ver la perla. Mi perla. Jamás se me ocurrió la idea de sacarla de allí. Ese era su lugar.
.
Poco a poco, el mar se llenó de peces de colores. Surgió el coral. Las aguas se hicieron más cálidas. Ya no necesitaba subir a tomar aire. Mi piel se encargaba de respirar por mí. Solo necesitaba verla. Saber que estaba allí. Era suficiente.
.
Un día, sin saber porqué, el agua se tornó oscura, muy oscura. Sucedió de repente. Nunca pude conocer las causas... pero sí los efectos. Ya no había corales y peces de colores. Ya no podía aguantar dentro de aquel infierno, el oxígeno me resultaba insuficiente. Si intentaba bajar a buscar una causa, aceleraba mi muerte. Y moría lentamente.
..
Ya casi muerto, recuerdo. Recuerdo que una vez tuve, sin tener, la perla más hermosa del mundo. Ahora, para fijar el recuerdo, miro el cuadro de Vermeer, la Joven de la Perla, y acompaño la visión con música de Lisa Gerrad, exactamente, Whale Riders, mientras muero lentamente.

P.D. Dedicado a La Perla
Sí, la foto del cáliz la hice.
:::::
:::::

· · ·
001·OVNM001·070321 · Y llamé a las puertas del cielo ©2007  
070629-C2120-Feijoa Selloana-Estambres-w ©2007
La joven de la perla- Veermer (de Internet)

29 comentarios:

Luigi dijo...

Bonita narrativa, es de las que no cansa leer aunque la historia sea larga.

Interesante las versiones en los demás idiomas, menos la mora, que mi PC no está afiliado a la Alianza de Civilizaciones y aparece toda en cuadraditos, lo que convierte inmerecidamente su bonita historia en un rollo de tomo y lomo :)

carlota dijo...

Bufff!! Lo mejor que he leído en mucho tiempo, estoy emocionada...sin palabras. Buenísimo. Cuando seas famoso, el típico relato que tendrás que rescatar, es bellísimo. Por cierto, leí La Joven de la Perla, hace tiempo y el otro día, hará unas dos semanas pusieron la película...El retrato de Vermeer es bellísimo. Fan para siempre.

Zanahoria dijo...

Hola!!
No sé si me habré colado por equivocación, pero creo que no.
Hará unas dos semanas te encontraste con Aída por la calle, así que si te digo que soy tu futura traductora al alemán probablemente ya sepas quién soy.
No he tenido apenas tiempo para leer el blog, pero prometo pasarme un día con más tiempo y leerlo. Entonces ya te contaré qué me parece y si soy capaz de traducirlo.
En fin, que me alegra saber que sigues por ahí y que te acuerdas de mí.
Un beso y hasta pronto.

carlota dijo...

Pues mira, con otra perspectiva de a flor y nueva música, que lo hacen más estupendo aún si cabe. De todos modos para mí que la perla de alguna manera se te incorporó y la llevas contigo. Divino tesoro. Un beso!!!

Teresa dijo...

Impresionante relato, perfectamente acompañado y acompasado por esa bellísima música. Empapas de emociones a todo aquél que tenga el goce de leerte, así que plantéate publicar un libro. Un beso grandísimo.

Ivana Carina dijo...

Sin palabras....
Hermoso!
xoxoxox♥

Mandarina azul dijo...

Aunque mueras lentamente, querido Ñoco, tú no llegarás a morirte nunca. Y el cielo, lo llevas contigo.

:)

Romana Lopez dijo...

pues yo creo que iciste bien en dejarla en su sitio porque cada cosa como dices tiene su lugar y seguro que si la sacas se muere.mejor que tengas buen recuerdo de ella y mas mirando ese cuadro tan bonito.abrazos

Meiga en Alaska dijo...

Qué hermoso, Ñoco... :)

Besos

circe dijo...

No lo había leído antes, pero alegro de que lo hayas rescatado....Has leído "la perla"? -que no "la joven de la perla"-.....Muy bonito....Yo quiero esas aguas cristalinas......con coral, y arena blanca...jooo

eSadElBlOg dijo...

no podias sacar la perla de su sitio por que eso rompia el equilibrio. Al principio no habia nada, solo la perla agua y arena por que no habia energía que alimentara la perla, alguien se llevo la perla un día y rompio el equilibrio.

PIZARR dijo...

Precioso relato Ñoco.

Y la alusión final del relato comparando la perla " perdida " con la perla de Vermeer me ha encantado.

Dicen que nadie ha pintado la luz como él lo hizo.

Un beso desde Bilbo

El futuro bloguero dijo...

Buen rescate. Esta entrada no la había leído en su día y fue una alegría encontrarla.

Y es que esas cosas del cielo y el infierno, son siempre cuanto menos muy curiosas.

Abrazos

irene dijo...

Me imagino un bello y luminoso prado lleno de flores con mucho colorido.
Nosotros provocamos con nuestro deseo, las apariciones ideales, aunque sea en sueños. El cielo, si es así, debe ser bello.
Bonito relato, ¿las cosas bellas nunca tienen un final feliz? ¿o sí?
Besos.

Anónimo dijo...

Acabo de escribir que durante la lectura de esta entrega por mi parte no leida se me ha erizado la piel cuatro veces y he llorado una en la mitad, no está mal para un cuidagallinas de fin de semana aficcionado, si sale también la antes escrita parecerá que me repito,te quiero vecino 2.

carlota dijo...

Sólo venía a ser la 10.000. :)

Kiri_dido dijo...

Muy emocionante...snifff

RAMMSES dijo...

Debo decir estimado Ñoco que es una de los mejores post que he leído hasta ahora en este mundo. Y gozo que no te imaginas tu historia.

Dijo el chamán de la selva, cuando le conté que estaba en el mar bañándome desnudo, que estaba lavándome, sanando porque era agua el agua se lava con el agua, el agua está en el cielo, en la tierra y bajo la tierra. El agua rompe roca, el agua genera vida, el agua va donde quiere nada la detiene. Así dijo el chamán. entre otras cosas más.

Uno muere, si, para vivir nuevamente. Apuesta sino nunca ganarás.

La música, la foto, otra vez... genial.

Un abrazo.

haideé dijo...

Aja, aquí me trajo el destello... esa perla amigo mio eres tú,así que no te vas a morir...
Un fuerte abrazo

Marina dijo...

...un infierno aquí en la tierra salpicado por instantes de paraíso.

Yo quiero un instante de paraiso salpicado por las gotas de rocío del cáliz, si además me ilumina la luz de tu perla...¿Qué más podría pedir?.

Un beso de Hada

Te-Pito-O-Te-Henua dijo...

Feliz Cumple mi amigo.
Milles de besos.
Sill

dondelohabredejado dijo...

Llegué a tu relato gracias a Giuditta, y vine a decirte que me ha gustado muchísimo, me ha hecho mucho bien, hace tiempo que no lloraba sintiéndome así.
Un abrazo, deseo de corazón lo mejor para vos.

Nonna dijo...

He llegado aquí a través de la entrada "Disco Blando".
Sublime ñOCO.
"G"

Felisa y Ernesto dijo...

..al acercarse tanto como a la ostra ya la perla trasmutó en otra cosa, luego las lágrimas empañan el objetivo, uno se enfada ...se enturbia el agua y claro se piensa equivocadamente que las perlas no desaparecen o eran espejismos..., nada, bolo..., sólo son cosas del día a día...

alma dijo...

Pues he tardado en llegar, ,mis coches no venían todos hacia el norte pero ha merecido la pena :) Yo también soy agnóstica recalcitrante...y sin embargo...

:)

Un beso, Ñoco

Esmeralda dijo...

"vete, busca y encontrarás"
buceaste incansablemente y la viste, la encontraste y como no podía ser de otra manera la dejaste en su espacio, porque cada uno hemos de ocupar el nuestro.
No la cogiste pero te dio su belleza, su sensibilidad y su resplandor.
Agarra fuerte ese regalo con las dos manos pero agárralo fuerte. No permitas que se escape que nadie te lo arrebate.

Te has mirado los bolsillos??
La perla esta dentro, la tienes tu.

Genial este primer texto y suerte que pudiste hacer la foto esta perfecta.

As i Ps aS

Pat.mm dijo...

Preciosa entrada, ñOCO. Gracias,
besos,

Mirella S. dijo...

La foto es una perla, igual que el texto. En cuanto al cuadro de Vermeer, es uno de mis favoritos.
Felicitaciones y abrazos

Nélida G.A. dijo...

Precioso texto, que en parte es explícito pero en su mayoría deja mucho a la imaginación de cada uno.
Me encanta el misterio de lo que cuentas y el interés que consigues en el lector.
Me encantan los fondos marinos y la música que has elegido para acompañar el post.
Me encanta el cuadro de La Joven de La Perla y también leí el libro. Ese cuadro, esa historia, tiene un halo de misterio que me atrapa, un diez.
Y a ti también te doy un 10 por este escrito, me tienes que contar tus impresiones que no relatas, la parte que sugieres pero no cuentas, sí que me picó la curiosidad.
Ya lo sabes, se te da muy bien escribir y contar cosas, me permito la licencia de decirlo una vez más.
Un beso.